Capital intelectual
Nuestro mal viene de más lejos Alain Badiou

Alain Badiou aborda las matanzas perpetradas el 13 de noviembre de 2015 en París y nos propone elucidar lo que ocurrió. ¿Quiénes son los asesinos? ¿Y cómo calificar su acción? ¿Qué sucede con nuestro mundo desde el punto de vista de lo que se estableció primero insidiosamente, luego de forma evidente y hoy con encarnizamiento?

El 10% de la población mundial posee el 86% de los recursos disponibles. El 50% de la población no posee nada. Nuestro mundo restituye y reconfigura una situación oligárquica que conoció hace mucho tiempo. ¿Qué efecto tiene esa estructura en las poblaciones, en sus subjetividades?

El fascismo contemporáneo es una subjetividad reactiva que no propone otra estructura del mundo. Es interno a la estructura del capitalismo mundializado del que es, de algún modo, una perversión subjetiva, y se instala en el mercado, ya que sus bandas negocian con sus supuestos enemigos occidentales.

Sufrimos la ausencia, a escala mundial, de una política disociada del capitalismo hegemónico. Mientras no se formule otra propuesta estratégica, el mundo permanecerá en una desorientación esencial. ¿Cómo intentar construir un pensamiento diferente?


ISBN: 978-987-614-502-2 Páginas: 96
Encuadernación: Rústica

 

Biografía
Alain Badiou

Alain Badiou es filósofo, novelista y dramaturgo. Profesor emérito en la Escuela Normal Superior (ENS) de Francia, es autor de libros que se han transformado en clásicos como El ser y el acontecimiento y Lógicas de los mundos. Su obra es traducida y estudiada en más de treinta lenguas.

Capital intelectual

Nuestro mal viene de más lejos Alain Badiou

Alain Badiou aborda las matanzas perpetradas el 13 de noviembre de 2015 en París y nos propone elucidar lo que ocurrió. ¿Quiénes son los asesinos? ¿Y cómo calificar su acción? ¿Qué sucede con nuestro mundo desde el punto de vista de lo que se estableció primero insidiosamente, luego de forma evidente y hoy con encarnizamiento?

El 10% de la población mundial posee el 86% de los recursos disponibles. El 50% de la población no posee nada. Nuestro mundo restituye y reconfigura una situación oligárquica que conoció hace mucho tiempo. ¿Qué efecto tiene esa estructura en las poblaciones, en sus subjetividades?

El fascismo contemporáneo es una subjetividad reactiva que no propone otra estructura del mundo. Es interno a la estructura del capitalismo mundializado del que es, de algún modo, una perversión subjetiva, y se instala en el mercado, ya que sus bandas negocian con sus supuestos enemigos occidentales.

Sufrimos la ausencia, a escala mundial, de una política disociada del capitalismo hegemónico. Mientras no se formule otra propuesta estratégica, el mundo permanecerá en una desorientación esencial. ¿Cómo intentar construir un pensamiento diferente?