Capital intelectual
Cines rigurosamente vigilados Hernán Invernizzi

Analiza las dificultades vividas por la cinematografía argentina en las décadas centrales del siglo XX por medio de la reconstrucción evaluativa y reflexiva de los procedimientos de la censura al cine.


ISBN: 978-987-614-429-2 Páginas: 352
Encuadernación: Rústica

 

Biografía
Hernán Invernizzi

Es escritor y periodista (Argentino, 1952). Fue productor y realizador de medios audiovisuales en el mercado local e internacional y profesor de diversas materias audiovisuales en instituciones públicas y privadas. Desde 1970 fue redactor, secretario de redacción y columnista de diversos medios gráficos locales y extranjeros. Integró la Comisión Directiva de la Sociedad de Escritoras y Escritores de la Argentina (SEA). Durante 4 años fue funcionario de la Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV, Cuba). Desde 1999 trabaja en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires. Es autor de Los libros son tuyos. Políticos, académicos y militares (Eudeba, Buenos Aires, 2005), y coautor con Eva Giberti, Vita Escardó y Luciano Galende de Hijos del rock (Losada, Buenos Aires, 1996); con Judith Gociol de Un golpe a los libros (Eudeba, Buenos Aires, 2002) y de Cine y dictadura (Capital intelectual, Buenos Aires, 2006).

Cines rigurosamente vigilados

Capital intelectual

Cines rigurosamente vigilados Hernán Invernizzi

Realiza un análisis de las dificultades vividas por la cinematografía argentina en las décadas centrales del siglo XX, la reconstrucción evaluativa y reflexiva de los procedimientos de la censura al cine, una forma del control cultural ejercido tanto por gobiernos democráticos como de facto.
Aunque en este presente es casi imposible imaginar la dinámica de aquella actividad censoria, fue una práctica constante que, dirigida desde las oficinas estatales contaba con la aplicada colaboración de distintas organizaciones sociales –religiosas en su mayoría– que concebían la tarea de juzgar y prohibir como una consecuencia natural de los excesos de los otros. Durante esas décadas, directores, productores, guionistas, actores, exhibidores y distribuidores se debatieron entre el apoyo y el veto estatales y debieron aceptar que los films fueran sometidos al criterio de los funcionarios de turno, guiados por el loable propósito de defender la moral y las buenas costumbres de nuestra sociedad.
Hernán Invernizzi, autor de Cine y dictadura (Capital intelectual, 2005) y de otros títulos dedicados a esta temática, desarrolla este exhaustivo relato histórico a partir de una investigación pormenorizada y del agudo análisis de cada período abordado. A la vez, ese relato va más allá del cine, porque ilustra la política cultural impulsada por los sucesivos gobiernos y su particular modo de consentir o prohibir de acuerdo con un proyecto de país o, simplemente, en función de los intereses generados por cada coyuntura.